20 de agosto de 2019 notifications search
menu
Salud

Cuida tu piel al salir de vacaciones

EL UNIVERSAL
martes 16 de agosto 2016, actualizada 12:48 pm

¿A quién le perjudicaría hacerse un tatuaje temporal? Charlie Wallence, un niño de 10 años, viajó de su natal Inglaterra para tomar unas vacaciones familiares en Turquía.

Pero volvió con un recuerdo que lo dejó marcado: una irritación parecida a una quemadura, producto de un tatuaje de henna, según cuenta el diario británico Daily Mail.

El doctor José Manuel Díaz González, miembro de la Fundación Mexicana de Dermatología (FMD), alertó sobre los peligros al tatuarse con henna, si el cliente va a exponerse al sol en la playa. Aunque son temporales y los usan más niños y jóvenes, algunos son más sensibles a esta tinta o colorante que puede provocar irritación, ardor, dolor y, en algunos casos, la erupción de ampollas, dijo.

“Esos tatuajes son tan malos como un ácido, porque en ocasiones aparece una cicatriz con la figura que se haya dibujado. Es importante saber si somos alérgicos, pues las manchas son irreversibles”.

También hacen perforaciones con objetos de metal cubiertos de cromo, un elemento que puede causar alergias, como la dermatitis a nivel local, incluso es posible que se infecte el área y dé lugar a una cicatriz defectuosa o queloide, explicó Díaz González.

Las típicas trencitas playeras, de igual modo pueden causar daño por el uso de aceites que facilitan el manejo del pelo; la excesiva fricción para hacer el peinado favorece la aparición de alopecia por tracción, dejando áreas sin cabello, aseguró el especialista.

INFECCIONES DEL VIAJERO

La doctora Rossana Janina Llergo, también de la FMD, dijo que en los viajes crece la posibilidad de adquirir infecciones en la piel, como la escabiosis (sarna), que aparece por contacto con ácaros (Sarcoptes scabiei). Según el Consejo de Salubridad General, 300 millones de personas son infectadas al año.

Otra infección es la larva migrans cutánea, causada por el contacto con heces de perros y gatos en la arena. Se da al caminar descalzos, enterrarse o acostarse en ella. El parásito también se transmite por contacto directo o con ropa de cama.

“La fitofotodermatitis resulta de la interacción de los rayos solares con el jugo de cítricos en la piel. Producen manchas cafés y lesiones rojas que llegan a ampollarse, dependiendo de la cantidad de jugo y del tiempo de exposición solar; incluso puede durar semanas, dijo María Guadalupe Ortiz Pedraza, especialista en dermatología pediátrica.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA