06 de abril de 2020 notifications search
menu
Meta

La remontada será para otra ocasión

HUMBERTO VÁZQUEZ
lunes 14 de mayo 2018, actualizada 8:37 am

Miles de aficionados americanistas, se ilusionaron de poder remontar en la semifinal de la Liga MX ante los Guerreros, pero se quedaron con las ganas.

En cambio, los seguidores santistas que hicieron el viaje desde la Comarca y otros que radican en la capital del país, gozaron a lo grande el pase a la final, pero con su respectiva dosis de sufrimiento.

La prensa lagunera también jugó de visitante, ya que a la mayoría le complicaron el acceso para la cobertura correspondiente. Personal del Estadio Azteca, señalaba responsables al departamento de prensa del Club América y luego la institución azulcrema, de manera viceversa.

El doblemente inmueble mundialista en 1970 y 1986, fue testigo de una emocionante semifinal, aunque la polémica arbitral perjudicó en un principio el espectáculo, sobre todo para la afición albiverde.

La pena máxima convertida por Cecilio Domínguez, esperanzó a los seguidores azulcremas en poder revertir el global, agudizándose con el gol de cabeza de Valdez, sobre todo, al quedar 68 minutos por delante.

Los aficionados de Santos se comían las uñas y se volteaban a ver, incrédulos de lo que sucedía en el Azteca, con el nerviosismo a flor de piel. Una bocanada de oxígeno les llegó, con la anotación del "Cabecita", antes del silbatazo del medio tiempo.

Parecía que la tónica sería la misma en el complemento, pero los de la Comarca se hicieron de la posesión de la pelota y llegaron más al área rival, para la desesperación de un "Piojo" que no se cansaba de dar indicaciones.

Aparecieron los "oles, oles" en la tribuna por parte de los seguidores verdiblancos, aunque la afición americanista respondía con el "Águilas, Águilas".

Pero el reloj transcurría y la desesperación fue presa de jugadores, cuerpo técnico y aficionados de las Águilas, que veían escaparse la ilusión de disputar la gran final.

Uno que otro seguidor emplumado mencionaba que al menos en la disputa por el título, Sambueza los representaría, luego de su paso por Coapa, pero la constante era que en Torreón habían perdido la semifinal.

La lluvia al sur de la Ciudad de México se asomaba, apareciendo tras el silbatazo final, donde los Guerreros se abrazaron y luego, agradecieron el apoyo de sus hinchas, que los vitorearon por varios minutos.

El desahogo de los más de 50 mil aficionados en el Azteca fue complicado. Tanto Tlalpan como el Periférico estaban inundados de autos, que buscaban alejarse del Coloso de Santa Úrsula, dejando la hazaña para otra mejor ocasión, mientras que los santistas festejaron en grande el pase.

TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA