23 de mayo de 2019 notifications search
menu
Monclova

Llega a Monclova peregrino de la Paz

SERGIO A. RODRÍGUEZ / EL SIGLO COAHUILA / MONCLOVA
martes 04 de septiembre 2018, actualizada 1:09 pm

A las 11 de la mañana con 20 minutos de este martes arribó a la capital del acero el emblemático extranjero que viajó desde Europa a Canadá, para caminar desde el país del norte de América a la básílica de Guadalupe por la paz. Aquí comió y pernoctará en casa de una familia católica.

Con 53 años a cuestas, una fe inquebrantable y un teléfono celular que utiliza como traductor, el polaco Wojtek Jakowiec ha caminado cuatro mil kilómetros desde Edmonton, Canadá, a Monclova, y sólo le restan mil kilómetros más para llegar a la Basílica de Guadalupe en la Ciudad de México, donde terminará su peregrinación.

Su hermano de fe y compatriota polaco, Romano Jakoviets, salió a su vez de San José, en San Francisco, California, para cruzar Estados Unidos de costa a costa y terminar su peregrinación en Nueva York.

Con Romano peregrinando de oriente a poniente y Jakoweic de norte a sur, ambos formarán una enorme cruz en América del Norte, objetivo que proyectaron en Polonia y que inició en la caminata el ocho de mayo, para terminar tentativamente el cinco de octubre próximo, explicó la voz metalizada y con acento español del traductor del celular de Wojtek.

Profundamente católico, el extranjero europeo dijo a través de su smartphone que no esperaba recibir en México tanto apoyo y cariño. Visiblemente emocionado dijo que sus ojos están permanentemente al borde de las lágrimas por la emoción que siente.

Explicó mediante señas, con un retablo pirograbado y con el traductor, que en Polonia existen muchos peregrinos y mostró la dirección del sitio web y la página de facebook del grupo de caminantes católicos al que pertenece, que es a donde sube la bitácora de su viaje.

Su caminata, como la de Romano, junto a las oraciones y apoyo de sus hermanos desde la congregación de peregrinos católica “Idzie Czlowiek” (el hombre que va), es un homenaje a la Virgen de Guadalupe, a Jesús y por la paz de los países por los que camina.

Expresó orgulloso que el Papa Juan Pablo II, de origen polaco, es Papa de todo el mundo, y que el actual sumo pontífice, el Papa Francisco “es su Papa”. La fe mueve montañas, y en este caso movió a un grupo de polacos, cuyos dos elegidos viajaron desde Europa del Este a América del Norte para dibujar una gigantesca cruz que atraviesa tres países, mediante su peregrinación.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA