04 de diciembre de 2022 notifications search
menu
Famosos

Europeos lloraron con Las mañanitas por cinta mexicana

EL UNIVERSAL
lunes 27 de mayo 2019, actualizada 9:11 am

Compartir

Ninguna película extranjera provocó más lágrimas en el entonces pueblo yugoslavo que Un día de Vida.

La cinta de Emilio "El Indio" Fernández pasó casi desapercibida en México, pero marcó a toda una generación en Europa.

Era 1952. Tres años atrás se daba la noticia de la filmación de la nueva película de "El Indio" que contaría con los actores Roberto Cañedo, Columba Domínguez y Fernando Fernández.

Tuvo tal impacto que se calcula fue vista por uno de cada dos yugoslavos.

Pero, ¿qué atractivo posee? Se sabe que de mayo de 1952 a mayo de 1953 un cuarto de millón de personas visitaron los cines de Belgrado para ver Un día de Vida.

Para Brana Mijatovic, doctora en Etnomusicología por la Universidad de California (UCLA), las razones de la popularidad de las películas -y las canciones- mexicanas en Yugoslavia, se relacionan con la nostalgia que provocó un evento político.

Mientras el resto del mundo (del lado capitalista) enloquecía con el rock y el jazz, muchos cantantes de ese país europeo se vistieron de charros y cantaron canciones rancheras traducidas al serbocroata.

Según Mijatovic, la "locura mexicana" inició en 1948 cuando la Unión Soviética expulsó a Yugoslavia de la Oficina de Información Comunista.

Sin cine soviético, los yugoslavos optaron por una selección internacional que incluyó a México. Las referencias a la Revolución Mexicana, los soldados y levantamientos campesinos "fueron el antídoto perfecto contra las películas de Hollywood".

La que más acaparó la atención de ese pueblo fue Un día de Vida, traducida como Jedan dan žzivota y recordada por enseñarle a cantar Las mañanitas a los yugoslavos.

En la película la periodista cubana Belén Martí viaja a México en 1919 para escribir sobre la Revolución. Cuando llega se encuentra con la historia del coronel Lucio Reyes, quien servía al ejército de Venustiano Carranza pero luego del asesinato a traición de Emiliano Zapata, se rebeló y fue condenado a muerte.

Lucio -prisionero mientras espera el día de su ejecución- es visitado por su amigo Felipe, recién ascendido a alto brigadier del ejército. Felipe trata de convencerlo de pedir perdón y salvar su vida. Le recuerda que la ejecución es el 24 de junio, día del santo de su mamá.

Lucio acepta que Felipe aproveche su cargo en el ejército para conseguirle "la gracia" de vivir un día más y estar cerca de ella por última vez. De acuerdo con investigadores, la escena de Las mañanitas a mamá Juanita hizo llorar a toda Yugoslavia, pues mientras el hijo oculta que será fusilado, la madre finge no estar enterada de la condena y continúan departiendo por él el resto de la tarde.

El filme se exhibió durante dos décadas en la ex-Yugoslavia, renovando constantemente su licencia para ser proyectada. El impacto fue tal que cantantes yugoslavos hicieron sus propias versiones traducidas de Las mañanitas.

En México, Un día de Vida no acaparó los grandes titulares de la época. Sin embargo, fue nominada a mejor coactuación femenina en los Premios Ariel por la interpretación de Rosaura Revueltas como mamá Juanita.

En la cinta, ella y su hijo Lucio pasaron su último día bailando zapateado, mientras ambos fingían desconocer su destino.

Nadie acepta que el coronel será fusilado. Belén intenta convencerlo de tener una vida juntos.

Lucio se niega. "Entonces quiero irme lejos, donde no oiga los balazos que le van a dar mañana", responde ella, llorando.

TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA