06 de diciembre de 2019 notifications search
menu
Meta

A 41 años del juego perfecto del 'Ejote'

Horacio Piña es un lagunero histórico en LMB

AARÓN ARGUIJO GAMIOCHIPI
viernes 12 de julio 2019, actualizada 4:44 am

TORREÓN, COAH.- Un día como hoy, hace exactamente 41 años, un lagunero tocaba el cielo con las manos, coronando la más grande hazaña que puede lograr un picher en el beisbol: Horacio Piña García lanzó el segundo juego perfecto de nueve entradas, en la historia de la Liga Mexicana.

El nacido en Matamoros, Coahuila, ya había tenido momentos de gloria a lo largo de ilustre carrera, se convirtió en el primer mexicano campeón de la Serie Mundial en las Ligas Mayores, cuando en 1973 conquistó el máximo gallardete con los Atléticos de Oakland, además de lanzar en México un juego sin hit ni carrera, en el año de 1975. Pero la hazaña máxima para un lanzador, la consiguió el miércoles 12 de julio de 1978, cuando logró retirar a 27 bateadores consecutivos, el cuarto juego perfecto en la historia de la LMB y apenas el segundo perfecto con duración de 9 entradas.

BUSCABA GANAR

Con firme memoria, Horacio "El Ejote" Piña recordó junto a El Siglo de Torreón, la maravillosa sensación de la perfección: "en ese juego yo simplemente quería ganar, para llegar a 17 victorias en la temporada, porque ya había tenido dos salidas en las que no pude ganar, entonces estaba estancado en 16 y quería ya llegar a 17 y estaba concentrado en eso. Hasta pensé que era un juego sin hit ni carrera, pero cuando acabó se fue Clemente Rosas (cátcher) contra mí y me dijo "no se te embasó ni uno, ¿a poco no te diste cuenta?", entonces entendí que era un juego perfecto y se me engarrotó la pierna, ya no la pude mover en un rato", relató Horacio, con su característico buen humor.

Ese 12 de julio de 1978, "El Ejote" abrió el juego por los Rieleros de Aguascalientes para enfrentar a los Diablos Rojos del México, quienes contaban con cañoneros de la talla de Ramón "Abulón" Hernández, el estadounidense Pat Bourque, Ted Ford, Sergio "Kalimán" Robles y la naciente estrella Nelson Barrera. Con toda su artillería, los Diablos fueron incapaces de hacerle daño al lagunero, retirando a los 27 bateadores en orden, sin hits, sin errores, sin bases por bolas, sin wild pitches, nada, perfección absoluta.

REPERTORIO

Recuerda Horacio que el juego tuvo duración de apenas una hora y 40 minutos, ganando los Rieleros por 3 carreras a 0, con un importante jonrón del "Rey del hit", Jesús Sommers, siendo René Chávez el picher derrotado, aunque no lanzó mal y prueba de ello es la velocidad y dinámica del juego. Para dominar a los bateadores rivales, Horacio solamente utilizó 3 picheos: "mi recta era la más confiable, yo la tiraba siempre de lado, tomando la pelota con dos dedos y presionando una costura, me sinkeaba muy bien para los bateadores derecho, luego tiraba mi curva, que la agarraba igual que la recta, pero haciendo un movimiento con la muñeca, además del "palm ball", que se toma con toda la palma de la mano y funciona como un cambio de velocidad, con eso los dominé, lanzándoles pegado, para terminar con el cambio afuera y ahí se iban", rememoró Horacio, quien agradeció que Miguel Suárez no pudo jugar, ya que al igual que muchos zurdos, eran dolor de cabeza para "el Ejote".

84

PICHEOS

REALIZÓ HORACIO PIÑA EN SU JUEGO PERFECTO, 59 DE ESOS ENVÍOS FUERON STRIKES.

TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA