05 de diciembre de 2019 notifications search
menu
Meta

Encuentro histórico para buscar finalista

Federer y Nadal van por un triunfo que los lleve por el título

EFE
viernes 12 de julio 2019, actualizada 4:44 am

Londres, Inglaterra.- El español Rafael Nadal se entrenó ayer concentrándose en trabajar los 'passing shots' con vistas al encuentro de semifinales de Wimbledon ante el suizo Roger Federer, quien decidió aislarse de las multitudes y entrenarse en privado.

El balear se ejercitó durante una hora y media en la pista 7 de Wimbledon, ante un nutrido grupo de aficionados.

Nadal comenzó el entreno con un peloteo junto a su amigo Tomeu Salva, cada vez más integrado en el equipo, e intercambiaron golpes durante unos 20 minutos, hasta que Francis Roig, entrenador del español, se unió al entreno para pelotear también.

La práctica se dirigió entonces hacia la red, donde Roig mandaba bolas bajas a Nadal para que este las levantase desde el fondo, a modo de prueba para las subidas que Federer efectuará hoy.

Otro de los ejercicios realizados mostró a Salva enviando golpes cortados desde media pista y subiendo a la red, mientras Nadal le intentaba pasar.

Tras practicar voleas, se incorporó un 'sparring' provisto por la organización que se dedicó a sacar para que Nadal ejercitase el resto.

Para concluir, Nadal practicó el servicio unos cuantos minutos antes de dar por terminado el entrenamiento.

Por su parte, Federer, para evitar que la gente se agolpase en su entreno, decidió mover el mismo de la pista 9 de Wimbledon, abierta al público, al Aorangi Park, restringida al mismo.

Ahí, el suizo, que buscará vengar la derrota en 2008 ante el manacorense, trabajó junto al zurdo francés Michaël Llodrá.

NADAL-FEDERER UN DUELO QUE SE BUSCA

El francés Pascal Maria fue el juez de silla de la final de Wimbledon de 2008, un duelo histórico que se repite 11 años después este viernes, pero en semifinales, y que el colegiado de Niza recuerda de forma especial porque es "ese tipo de partidos que uno busca durante su carrera", aunque también asegura que le hubiera encantado pitar el Kyrgios-Nadal de esta edición.

Tras haber intervenido en catorce finales de Grand Slam y nueve de la Copa Davis. Maria ocupó, como él mismo asegura en conversación telefónica con un medio de comunicación, "el mejor sitio del estadio", en una final que califica de "histórica", y en la que él tuvo el placer "de formar parte de la misma".

"Mi recuerdo es grande, fue uno de los grandes duelos de la historia del tenis, como vosotros los miembros de los medios de comunicación observasteis en su momento", dice Pascal desde París donde regresó anoche tras permanecer en Londres varios días con reuniones, algo que forma parte de su nuevo trabajo en la Federación Francesa de Tenis como responsable del área internacional.

"El tenis fue muy bueno, la atmósfera que lo rodeó fue especial", prosigue entusiasmado al recordarla. "Lo recuerdo perfectamente como si hubiera sido ayer. Fue un partido para los anales del tenis, porque el juego fue increíblemente bueno", dice.

"Los jugadores estuvieron muy bien, pero lo que más recuerdo es que el partido fue de cuatro horas, un duelo histórico (en realidad fueron cuatro horas y 48 minutos con dos interrupciones por la lluvia), que todo el mundo recuerda y que no defraudó a nadie, y el mejor cumplido que puede recibir un árbitro es que nadie rememora nada malo sobre el mismo", asegura el francés.

Pascal Maria tiene en su mente aún aquel duelo, que no registró mayores problemas. "Si acaso el del tiempo entre los puntos", dice y que el Ojo de Halcón no funcionó al final, y los jugadores tuvieron que aceptarlo", observa. Como aquel partido fue tan largo la visibilidad comenzó a bajar y las cámaras no podían detectar con claridad el bote de la bola.

"Tuve que decírselo a los jugadores", señala, "pero es una situación común. Lo bueno es que nadie recuerda el partido por eso".

"En cualquier caso fue un encuentro muy especial para mí", dice Maria, que se privó de uno de los placeres de su vida, dirigir partidos en los Grand Slams hace dos temporadas. "Dejé el arbitraje hace tiempo y quise dejarlo cuando estaba aún arriba en un buen momento, y no cuando me hubiera aburrido de ello", asegura el Juez que estuvo en la final del torneo en el año 2018.

TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA