23 de septiembre de 2019 notifications search
menu
Meta

Pedro Muñoz, auténtico guerrero

Catorce años de vida futbolística le brindó al Santos Laguna

JUANFRAN GARCÍA TOVAR / EL SIGLO COAHUILA
jueves 22 de agosto 2019, actualizada 12:24 pm

- Un largo camino dentro de las canchas fue el que nos dio durante gran tiempo Pedro Muñoz, demostrando que el pundonor y el esfuerzo son importantes para sobresalir día a día.

Catorce años de su vida futbolística, le dedicó Pedro a la institución albiverde de Santos Laguna, iniciando como todo joven que busca la gloria del futbol, dentro de una visoria.

"Llegué a Santos en una visoría en el 86, fuimos como cerca de 500 jugadores a los cuales, nos quedamos como 30" de esta manera hace notar lo complicado del inicio del camino recordando que en ese momento sólo existía el equipo de Segunda División y los reservas sin contar con un equipo piloto para 'foguear' a los nuevos prospectos.

Durante ese lapso a Pedro le tocó ser 'cortado' de las visorías ya que de los 30 jugadores que quedaron en ese filtro sólo 5 lograron el objetivo anhelado, 'Yo estuve prácticamente todo el año, tuve que salir para después regresar dos años más adelante, no fui elegido".

A pesar de ver pausado su objetivo, Muñoz nunca claudicó, logrando debutar en el equipo de su región con veinte años de edad, y ya con un equipo recién ascendido a la Primera División, gracias a la compra de Salvador Necochea.

Su debut se dio el 4 de junio de 1989, en un encuentro contra Necaxa, logrando Santos sacar el empate, pero sabiendo que ése sería el inicio de una larga y dura carrera en las canchas del futbol mexicano.

PRIMER REVÉS

Durante sus primeros años con la institución lagunera a Pedro le tocó disputar su primera final de Liga, cayendo con un bien estructurado Tecos de la UAG que practicaba buen futbol.

"Ese año fue nuestro cambio, digamos que de estructura, La Corona se suma al proyecto del ingeniero Necochea y pues mete billetes, a tal grado que llegan seleccionados chilenos como Richard Zambrano, de rebote con el quinto extranjero que se abrió de última hora cayó Adomaitis, era un equipo fuertísimo". Reconoce que en ese momento se había hecho una mala primera vuelta pero en la segunda se repusieron, dándole la oportunidad de pelear por el título.

Todo ese esfuerzo que se hizo no se logró capitalizar, ya que Tecos se llevó el título en esa primera final donde pudo incursionar el equipo albiverde, pero lo recuerda con añoranza.

TÍTULO DE ENSUEÑO

El equipo comenzaba a vivir buenas etapas luego del aporte financiero de la Cervecería Modelo y eso se comenzó a reflejar en el campo, después de esa final fallida, se hicieron dos buenas temporadas, pero sin poder lograr el campeonato.

Durante ese lapso se ficharon jugadores que a la postre fueron importantes para culminar con una temporada de ensueño, pero Pedro recuerda a aquél que llegó a apuntalar la defensa a su lado, Francisco Gabriel De Anda.

Entre risas dijo, "Gabriel, gran amigo, hicimos buena mancuerna la verdad, tanto él me ayudaba mucho, como yo a él, palabras de él que de hecho me agradece mucho el haber llegado a la selección".

Para Pedro la final del 96 fue muy especial debido a la historia que él y su familia tenían con el club. "Era difícil la Comarca Lagunera, llegar a una final, mi padre siempre me llevaba a ese estadio con el Laguna y con el Torreón y vernos en una final, era un sueño, y fueron sentimientos de repente que los tenías arriba porque íbamos ganando y de repente veías el sueño perdido porque nos metió gol Luis Hernández, y de ahí se viene todo para abajo, la gran respuesta que tuvimos inmediatamente a ese gol, otra vez a volver a soñar, que ya terminase el partido, el gol de Jared y la expulsión del 'ratón' Zárate, entonces dices tú, ya se está armando, es difícil ese sentimiento porque no te lo crees y llega y es difícil describirlo, es la mejor sensación que he tenido en mi vida con respecto al futbol y a mi carrera".

ESTADIO CON PESO

Pese a que jamás jugó en el nuevo Corona, considera que muchas de las cosas que hacía complicada la visita al estadio viejo era que a pesar de la concentración de los jugadores en el campo, podían notar el murmullo del público, ver cómo la gente se levantaba al notar que un jugador trataba de robar el esférico en la banda, la gente les gritaba y les vitoreaba cada acción favorable para Santos Laguna.

Reconoce que el estadio nuevo es moderno y bonito a su parecer y espera que el ambiente pueda cambiar en la tribuna, pidiéndole a la gente que se comience a involucrar y eso pueda ayudar para que esta nueva casa se parezca a la "Casa Del Dolor Ajeno".

SIN ALFILERES

Durante mucho tiempo se dijo que el aguerrido defensa central de la escuadra albiverde se valía de artimañas para desesperar a los delanteros que le tocaba marcar, entre ellas afirma que nunca utilizó alfileres como se mencionó en algún momento, pero acepta que daba pellizcos para desesperar a grandes delanteros como Hermosillo, Peláez, Luis Hernández, Luis García entre otros más. "Se veía el duelo, como ejemplo, Hermosillo que viene de goleador, te vas imaginando cómo son sus movimientos, por ahí ver videos, terminas concentrándote en él como una marca más fija y tratas de decir, pues mientras éste no meta un gol, vamos a estar más a favor. Porque pasa de repente por un jugador el 50% o más el balón, se decide la situación por un jugador así, era anularlo, si desesperarlo por cualquier cosa y aparte cuando había gente que se burlaba, que no era de buena respuesta futbolística era cuando yo empezaba con mis "mañas", que con mi pellizquito, que con cualquier situación de aviente, de empuje". Además se dice agradecido con los jugadores que le tocó marcar, ya que todos lo consideraban un jugador aguerrido pero nunca lo catalogaron como "mala leche".

"Yo no tenía otras cualidades con que sobresalir, conducción de balón, salir jugando, lo mío era el juego aéreo, y la marca férrea, ir a marcar, destruir el juego y por ahí, después de la mitad de mi carrera, empiezas a tener más contacto con el balón, entregas el balón como dicen pues al que sabe, por ahí das un cambio de juego, te vas permeando y te vas volviendo mejor jugador, pero por supuesto que lo que fue marca, juego aéreo, la fuerza que a mi Dios me dotó, fue eso, esas cualidades físicas", agregó el central lagunero.

SALIDA DOLOROSA

Las despedidas siempre son dolorosas, en cualquier ámbito de la vida, Pedro logró forjar una larga carrera con los Guerreros, pero eso no fue suficiente para evitar su salida del club.

"En su momento estar tantos años jugando para un equipo y más de tu región, es difícil que te digan que no (no entraba en planes del entonces técnico, Fernando Quirarte), una semestre antes trataron de ubicarse en algún equipo, cosa que no se dio, me respetaron el torneo, no así mi sueldo que me lo rebajaron", pero todo esto le hizo comprender que se comenzaba a cerrar su ciclo con Santos a sabiendas que no ser considerado en los planes del entrenador. "Una etapa difícil, pero después la comprendes, que a todo le llega su momento".

16

TORNEOS

disputó Pedro Muñoz con Santos Laguna, jugando un total de 241 encuentros.

Un ejemplo de garra

Pedro Muñoz estuvo en los momentos de apremio y en los gloriosos de Santos Laguna, siempre mostrando gran profesionalismo.

n Nació el 19 de octubre de 1966 en Torreón.

n Debutó en la máxima categoría un 4 de junio de 1989 en un empate 0-0 entre Santos y Necaxa.

n Ganó el título de Primera División con Santos en el Invierno 1996 y un subcampeonato en la temporada 1993-1994.

n El defensa central es uno de los "Guerreros de Honor" de Santos Laguna.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA