27 de mayo de 2020 notifications search
menu
Monclova

AHMSA cumple 28 años de su privatización

Presenta logros y avances a través de los testimonios de sus obreroS

SERGIO A. RODRÍGUEZ / EL SIGLO DE COAHUILA / MONCLOVA
martes 19 de noviembre 2019, actualizada 7:03 pm

El 19 de marzo de 1991 el gobierno federal desincorporó y entregó al Grupo Acerero del Norte en venta mediante licitación a la siderúrgica Altos Hornos de México. A 28 años de su privatización, AHMSA presenta logros y avances desde la perspectiva y testimonios de sus obreros.

La siderúrgica, siendo paraestatal, era vista como una empresa de gobierno con más carácter social que industrial o empresarial; laboraban tan solo en la Planta Uno 14 mil obreros sindicalizados y repetía departamentos con lo que generaba mayor nómina, externó Silverio Garza, exobrero de la metalúrgica con 68 años de edad, constitución robusta, baja estatura y desgaste de la columna vertebral.

"Cada área tenía un departamento de mantenimiento, que a su vez podría subdividirse en dos: mantenimiento mecánico y mantenimiento eléctrico", explicó.

"Así era en cada una de las laminadoras en frío y caliente, el B.O.F., la peletizadora, la coquizadora, los molinos desbastadores, perfiles pesados, perfiles ligeros, grúas y obviamente en los cinco hornos de fundición así como el resto de los departamentos, contaban con su propio personal de mantenimiento", abundó el antiguo trabajador.

"Y luego estaba el departamento de Mantenimiento Central o General, con mecánicos y electricistas que era llamado para reparar y arreglar cualquier área de los departamentos de producción, como si no hubiera personal de mantenimiento en esas áreas",dijo.

El gobierno federal, encabezado por el presidente Carlos Salinas de Gortari, decidió vender la siderúrgica y a partir de 1989 iniciaron los despidos masivos en AHMSA para hacerla atractiva a inversionistas y también económicamente productiva, señaló Ismael Leija Escalante, obrero de la Siderúrgica Uno y actualmente secretario general del Comité Ejecutivo Nacional del Sindicato Democrático.

Dijo que el despido masivo de trabajadores fue doloroso para el sindicato, sobre todo para la sección 147 que era la sección más grande del país. "Pero fue una medida necesaria, porque si no hubieran realizado el recorte de personal, seguramente nos hubiera pasado lo mismo que a Fundidora Monterrey, estaríamos ahorita en un museo y no en una siderúrgica".

Fue así como se recortó la nómina de 14 mil a cuatro mil obreros con grandes liquidaciones, muy por encima de lo que marca la ley y el Contrato Colectivo de Trabajo para los más de 10 mil trabajadores despedidos.

Pero esta privatización trajo beneficios a los obreros que se quedaron, ya que a partir de la venta recibieron el pago de utilidades y gozaron de más y mejores prestaciones, expuso el sindicalista Gerardo Flores Escobedo.

Desde que AHMSA es privada, las negociaciones para el Contrato Colectivo de Trabajo y revisiones al tabulador siempre han sido hacia arriba, para beneficio de la base trabajadora.

Leija Escalante recordó que los artículos 16, 20 y 85 fueron modificados durante la gestión del Sindicato Minero de Napoleón Gómez Urrutia en beneficio de la empresa, pero desde el cambio al Sindicato Nacional Democrático el Contrato Colectivo de Trabajo solo se ha modificado para el beneficio de la base trabajadora.

En AHMSA paraestatal, el objetivo era mantener la mas alta plantilla laboral, para garantizar un gran número de fuentes de empleo, aún a costa del gobierno federal; Altos Hornos de México en la actualidad es una empresa que busca los más altos controles de calidad al menor costo posible de producción, pero sin sacrificar tecnologías ni prestaciones laborales, sostuvo Flores Escobedo.

Al quedar la metalúrgica en manos privadas, la empresa se propuso y alcanzó varias normas nacionales e internacionales de calidad, producción y ecología, expuso el sindicalista.

Silverio recordó que en la época de la paraestatal, los patios y las áreas inmediatas a las naves departamentales "estaban llenas de cientos de toneladas de chatarra, rollos, planchones, placas y una gran producción de acero que era rechazada" ya que no tenía los niveles de calidad exigidos por los clientes.

Agregó que con la nueva dirección, poco a poco fueron limpiando la siderúrgica de todo ese material y los controles de calidad se incrementaron para que esto no pasara.

El actual nivel de calidad de la planta, permite la producción de acero especial para barcos de la Marina Armada de México,la Fabricación de maquinara industrial Caterpillar y otros rubros más especializados, indicó el sindicalista Gerardo Mireles.

Gerardo Flores resumió la relación de AHMSA con los obreros: "Claro que defendemos Altos Hornos, claro que defendemos nuestra fuente de empleo, porque tenemos buenos salarios, vivimos bien, gozamos de buenas prestaciones. Creo que los salarios de los obreros de Altos Hornos son de los más altos del país", concluyó.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA