23 de febrero de 2020 notifications search
menu
Monclova

Se repite la historia en AHMSA

Pero muestra que la siderúrgica sólo vendió una parte de sus activos y no despidió trabajadores

SERGIO A. RODRÍGUEZ/ EL SIGLO COAHUILA/ MONCLOVA COAH.
domingo 09 de febrero 2020, actualizada 5:20 pm

Como ocurrió en la crisis económica de 1999 cuando -igual que en la actual de 2019- se desplomó el precio del acero, Altos Hornos de México vendió parte de sus activos para salir adelante.

La Galvanizadora y la Planta de Oxígeno fueron dos de los activos que la siderúrgica de Monclova vendió en momentos de recesión, cuando el consejo de administración autorizó a Alonso Ancira atraer recursos para AHMSA mediante venta de pasivos.

“Los 190 trabajadores de Altos Hornos laboraban en la Galvanizadora eran de la 147 y se quedaron en la empresa compradora por un año, como acuerdo entre los nuevos dueños (IMSA) y AHMSA, y en el año 2000 fueron liberados de la pintadora de lámina y regresaron a laborar a la planta”, recordó Gerardo Mario Mireles Castillo, secretario general de la Sección 147 del Sindicato Nacional Democrático.

El Grupo IMSA (hoy Ternium), afectado en ese año por la reducción en los precios internacionales del acero, la paridad del peso frente al dolar y un elevado aumento en el precio de los energéticos, cerró temporalmente la producción la Galvanizadora, recién comprada a Altos Hornos de México.

Así los obreros retornaron a Altos Hornos México, sin perder sus derechos, antigüedad y fuentes de empleo, sostuvo el dirigente sindical.

Precisó que los 190 trabajadores de la planta Galvanizadora no perdieron su empleo, ya que nunca dejaron de ser miembros de la plantilla laboral de AHMSA y estaban en IMSA bajo un contrato de prestación de servicios entre las dos empresas protagonistas, y al ser regresado a su empresa fueron reubicados en departamentos de AHMSA.

Actualmente es el departamento de Perfiles Pesados el que podría estar en venta, consideró Mireles Castillo, que explicó que a éste le dieron mantenimiento total para dejarlo en perfectas condiciones, fue luego paralizado y su sus trabajadores, unos 140 obreros, fueron reubicados a otros departamentos.

IMSA-Ternium poco apoya a la sociedad

La Galvanizadora retomó su producción contratando a sus propios obreros, pero con cero atención a la comunidad local.

A lo largo de casi 20 años escuelas, organizaciones civiles y ejidatarios han pedido apoyo a la pintadora de lámina, pero la empresa no tiene oficinas locales de relaciones públicas y quienes dirigen en Monclova la compañía, no están autorizados para donar ni una lámina a estos grupos sociales.

Sí colabora en cambio con el Comité Local de Ayuda Mutua (CLAM) formado por industriales y empresarios para casos de desastres naturales o fortuitos como incendios, inundaciones, etc. aportando algo de material para rescate, dijo Agustín Ramos Pérez, director de Protección Civil de Monclova.

Sin embargo es un dolor de cabeza para la vialidad, pues los tractocamiones hacen largas filas en el exterior de la industria ubicada sobre el bulevar Pape, para entrar a cargas los productos, causando embotellamientos en esa importante vía al sur de la ciudad.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA