27 de mayo de 2020 notifications search
menu
México

'Es como cualquier día', dicen trabajadoras en CDMX

Reconocen valor del paro nacional, aunque no puedan sumarse

EL UNIVERSAL
lunes 09 de marzo 2020, actualizada 12:35 pm

En las inmediaciones del metro Candelaria y el metro Merced, este 9 de marzo es como cualquier día para las mujeres trabajadoras. Aunque ellas dicen respaldar el Paro Nacional Feminista al que se convocó hoy, no pudieron dejar de trabajar "porque no tenemos el sueldo asegurado".

Como lo ha hecho desde hace 10 años, Martha Estela salió a poner su puesto de pijamas en una calle que está muy cerca de la Cámara de Diputados. En un día bueno puede ganar hasta 300 pesos, dinero utilizado para pagar sus alimentos y el de su familia.

"Me enteré del Paro Nacional por la TV y está muy bien que las mujeres lo hagan, siempre estamos cocinando, atendiendo a la familia, trabajando, nos merecemos un día sin hacer nada".

"Yo no me pude sumar porque ya había pagado la renta de mi espacio para venir a vender, además de que las comerciantes venimos al día y no podemos faltar", señaló Martha.

En un recorrido en esta zona de la alcaldía Venustiano Carranza, se observó a decenas de mujeres poniendo sus puestos de ropa, ropa interior, higiene y otros productos.

Aunque consideran la violencia de género un problema grave, no se pudieron detener porque deben obtener ganancias para incluso sostener a sus propias familias.

"Siempre ha habido violencia, nada más que antes el gobierno no permitía que se hablara de muertas en la televisión en los periódicos, por eso apoyo que las mujeres hagan este Paro Nacional, también para que protesten de forma pacífica", dijo Sofía Nuñez, otra comerciante.

Agregó que ella es viuda y tiene la responsabilidad de mantener a sus tres hijas, se dedica a vender chamarras y en un día bueno puede llegar a ganar 250 pesos. "No es mucho, pero me sirve para comer", dice.

Ahora mismo Sofía Nuñez experimenta la violencia de género a través de su hija más grande, la que está en la Preparatoria, a quien ya tuvo que regalarle un frasco de gas pimienta para que se defienda por si le hacen algo.

"Mi hija me llega con quejas de que los señores se la quedan viendo o se le acercan mucho, yo vivo con miedo, pero sólo le digo que si le pasa algo grite y que utilice su gas", dice Sofía.

Así se vive esta mañana en los límites de la alcaldía Cuauhtémoc y Venustiano Carranza, donde las mujeres salieron a ganar "el pan de cada día" como en cualquier otro momento.

"Ni modo, tenemos que trabajar, nadie nos va a dar dinero", aseveró Sofía.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA