10 de julio de 2020 notifications search
menu
Mundo

Opta Trump por 'mano dura' ante protestas en EUA

El presidente exigió a los gobernadores usar al Ejército

EL SIGLO DE TORREÓN-AGENCIAS
martes 02 de junio 2020, actualizada 7:48 am

Los tintes autoritarios del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aparecieron de nuevo este lunes en el momento menos oportuno. Cuando el país necesita llamados a la calma, envuelto en protestas que se tornan violentas al caer la noche, el republicano tomó el camino contrario y exigió más mano dura contra los manifestantes, quienes piden el fin de la brutalidad policial racista.

Una semana después de la muerte del afroamericano George Floyd, el aire en Estados Unidos está lleno de revuelta, de furia, de exigencia de justicia. Muchos ven en las protestas que se expanden por el país un momento de quiebre, el hartazgo definitivo ante la brutalidad policial racista impregnada en el sistema estadounidense.

En este contexto, normalmente los líderes políticos se erigen para calmar los ánimos, intentar apaciguar las emociones, hacer que las calles no se incendien por las noches, que no haya enfrentamientos entre policías y manifestantes, y evitar que la cifra de detenidos (van 4 mil) y heridos crezca. Nada de eso encaja con la figura de Trump, quien quiere presentarse como un líder de mano dura, con su mantra de "la ley y el orden".

Este lunes, en una llamada con los gobernadores para analizar y coordinar la respuesta a las protestas, Trump sacó su arsenal despótico. "Tienen que dominarlos. Si no los dominan, están perdiendo el tiempo", les dijo. "Los van a sobrepasar. Parecerán una bola de pendejos", los insultó por ser débiles contra los manifestantes.

Con las protestas en la puerta de su casa, exigió a las autoridades estatales que hagan uso de los militares e insistió una y otra vez en la necesidad de dar escarmiento a los que protestan, deteniéndolos, juzgándolos e incluso encarcelándoles "por 10 años" para así "no ver estas cosas nunca más".

Culpó de los saqueos y violencia a la extrema izquierda: Antifa, que quiere designar como terrorista.

El Departamento de Justicia informó que quiere que se acuse a los manifestantes detenidos de delitos federales, y el secretario de Defensa, Mark Esper, no dudó en calificar las calles del país como "campo de batalla".

En la llamada, el gobernador de Illinois, Jay Robert Pritzker, encaró al presidente. "Estoy preocupado por la retórica que está utilizando", le comentó, alarmado porque "está haciendo que las cosas se pongan peor".

"Los peligrosos comentarios del presidente deberían preocupar a los estadounidenses, porque envía una señal clara de que la Administración está determinada a sembrar odio y división, y temo que eso llevará a más violencia y destrucción", dijo la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer.

De forma similar se pronunció Andrew Cuomo, gobernador de Nueva York al decir "gracias, pero no, gracias".

Cuomo dijo que las personas "destructivas" son una pequeña minoría de los manifestantes.

"El saqueo, la actividad criminal, son intolerables, y desde el punto de vista de la aplicación de la ley hay que eliminarlos, pero están mezclados con manifestantes", expresó Cuomo, y criticó que "lo que hizo el presidente fue llamar al Ejército estadounidense contra los ciudadanos estadounidenses".

TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA