13 de agosto de 2020 notifications search
menu
Mundo

Intenta España contener los nuevos brotes de COVID-19

Indaga alta mortandad de ancianos

EFE
martes 07 de julio 2020, actualizada 1:45 pm

Las autoridades nacionales y regionales españolas continúan luchando este martes para contener los nuevos brotes de coronavirus en distintos puntos del país, mientras hoy se intensificó la discusión sobre cómo la pandemia asoló muchas residencias de ancianos.

En todo el país se registraron 124 casos en las últimas 24 horas, frente a los 78 de ayer, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad, mientras que la cifra de fallecidos en la última semana ascendió a 9, lo que eleva el total a 28,392.

El brote más serio tiene lugar en la provincia de Lleida (región de Cataluña, noreste), donde hoy se detectaron 74 nuevos casos.

El sistema de atención sanitaria primaria vive en esa provincia una situación de "alta saturación" que también es "difícil de gestionar", según Ramón Sentís, gerente territorial de salud.

Más de 210,000 personas están confinadas en esa provincia desde ayer, ante la elevada virulencia del brote, que ha afectado sobre todo a trabajadores del sector de la fruta.

La ministra regional de Salud de Cataluña, Alba Vergés, dijo en una entrevista radiofónica que propondrá Mientras tanto, más de 70,000 personas siguen confinadas en una comarca de la provincia de Lugo (región noroccidental de Galicia).

El Gobierno regional vasco, por su parte, descartó hoy confinar la localidad de Ordizia (norte), donde en los últimos días se ha producido un brote local.

En Galicia y en el País Vasco se celebran el próximo domingo elecciones regionales, y en ambos casos las autoridades intentan garantizar la seguridad del voto a pesar de esos rebrotes parciales.

Otros brotes puntuales se están registrando desde hace semanas en distinto puntos del país, aunque la mayoría se controlan rápidamente.

Por ejemplo, las autoridades de la región de Valencia (este) confirmaron hoy un nuevo brote en la localidad de Burjassot, con seis contagiados de una misma familia, mientras los técnicos trabajan para hacer un seguimiento de sus contactos.

Además, las autoridades siguen trabajando en determinar el auténtico alcance de la pandemia, especialmente en el lugar donde fue más mortífera: las residencias de ancianos.

Un documento interno del Ministerio de Sanidad conocido hoy señala que el número de fallecidos por coronavirus en esas residencias durante la pandemia se situó entre 27,359 y 32,843, y también subraya la escasa calidad de los datos enviados por las regiones, que tienen las competencias en políticas sanitarias y sociales.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA