28 de julio de 2021 notifications search
menu
Saltillo

Casa del Migrante de Saltillo abre de nuevo sus puertas

Fue cerrada el pasado mes de diciembre

PERLA SÁNCHEZ/EL SIGLO DE TORREÓN
martes 05 de enero 2021, actualizada 6:11 pm

Compartir

Luego de cerrar sus puertas ante un brote de COVID-19, la Casa del Migrante de Saltillo abrió de nuevo las instalaciones para recibir a migrantes a un 50 % de su capacidad.

Fue en el mes de diciembre que la Casa del Migrante fue cerrada, tras la muerte del sacerdote Pedro Pantoja, a causa del COVID-19, así como del contagio de ocho personas

De acuerdo al director, Alberto Xicoténcatl, tras el brote, alrededor de 100 personas se quedaban percnotando fuera de las instalaciones, pues no podían ingresar.

Recordó que tras buscar la instalación de un albergue temporal en las Bodegas del Gobierno del Estado, al final fue acordado que mejor se buscaría un hotel para colocar las personas migrantes contagiadas o sospechosas por COVID-19.

La estrategia consistiría en que las personas que acudieran a la Casa del Migrante, pasarían por un filtro especial para identificar posibles contagios.

De ser positivos serían instalados en el hotel asignado para estos casos.

Por lo anterior, alrededor de siete personas y una familia fueron trasladados a una pequeña área de un hotel.

Falla Gobierno del Estado

Sin embargo, hasta el momento el Gobierno del Estado no se ha hecho cargo de los nuevos casos positivos.

Indicó que fue el pasado 31 de diciembre del 2020, que con un apoyo muy limitado de la Jurisdicción Sanitaria No. 8, la

Casa del Migrante de Saltillo reabrió sus puertas luego de haber sido sanitizada por el Gobierno Municipal de Saltillo.

“El Estado asumió solamente siete casos y una familia, no está siendo responsable de los nuevos casos sospechosos. Hubo el compromiso de que los nuevos casos iban a irse a hotel, y eso no ha ocurrido hasta ahorita, los seguimos teniendo nosotros”, expresó.

Por lo anterior hizo un llamado a las autoridades para atender con seriedad los casos, pues además de los migrantes que se quedaban afuera, alrededor de 15 ya no quisieron ingresar.

Expuso que de haber algún posible sospechoso entre éstos, no se puede detectar y podrían ponerse en riesgo o arriesgar al resto de la población.

Indicó que desde el 31 de diciembre, ya hay dos casos más sospechosos en el interior del albergue, los cuales se trata de personas que trabajan al interior del albergue.

Ante esto Alberto Xicoténcatl resaltó que el Gobierno Federal debería considerar a las personas que atienden a grupos vulnerables y que sean candidatos a la aplicación de la vacuna.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA