17 de abril de 2021 notifications search
menu
Otras Regiones

Incertidumbre ante la ‘inminente’ Reforma Laboral

LUIS A. ARRATIA DÍAZ
lunes 01 de marzo 2021, actualizada 7:46 am


Compartir

Para una empresa, es muy complicado planear adecuadamente una estrategia para el 2021 cuando existe una incertidumbre tan grande para algo tan relevante, como lo es lo que pretende la muy sonada Reforma Laboral. Es decir, los temas que pretende reformar esta propuesta son tan delicados y podrían ocasionar tantos impactos que las empresas mejor han optado por quedar en la inmovilidad de decisiones de esta índole en tanto no se sepa a seguridad qué sucederá, y no podemos culparlas por eso, pues pocas cosas son peores para un negocio sano que la incertidumbre SIN SENTIDO.

Esta Reforma Laboral impacta en los puntos de prohibir que el personal sea subcontratado por un tercero y en obligar a todo aquel que se dedica a brindar un servicio de cualquier tipo, a obtener un permiso para dicha actividad, de otra manera, no podrá seguir desempeñándolo. Además, prohíbe subcontratar servicios que, nosotros mismos como negocio hacemos o podríamos hacer.

Estas propuesta se tornan muy pesadas para la cabeza de cualquier administrador pues carecen de cierto sentido dado que, la razón por la que se hace esta Reforma es para proteger al trabajador y dar justicia a los negocios en México y, poco a poco, nos damos cuenta que estas medidas parecieran que no tendrán ese buen efecto, sino por el contrario, que poco ayudarán a los empleados y solo generarán un ambiente de negocios incierto y complejo, tanto para inversión doméstica como para extranjera.

Desde finales de 2020, sabemos que este paquete de Reformas lleva prioridad para este mes de febrero. Sin embargo, en las últimas semanas nos hemos topado con noticias y anuncios sobre que esta Reforma se aplazaría hasta después de las elecciones. Estrictamente, uno debiera esperar a que en breve quedara esta Reforma pues fue así el comunicado Oficial.

Al margen de la incertidumbre que podría imperar actualmente en este ámbito, no está de más recordar el último acuerdo que hicieron entre Gobierno, empleados y empresario al respecto:

1. Gobierno, sindicatos (empleados) y empresarios, trabajarán en erradicar las malas prácticas en el modelo de subcontratación de personal.

2. Se someterá a discusión y, en su caso, a reformarse completamente la mecánica de cálculo de la PTU. Es decir, podría cambiar la forma de cálculo, cuánto, quién lo paga y cómo lo paga.

3. Se acepta que se retomará hasta febrero de 2021 la discusión parlamentaria para aprobar una Reforma en materia de subcontratación.

4. Se invita a las empresas de subcontratación para que cesen de realizar malas prácticas, haciendo énfasis en prácticas como dar de baja empleados en diciembre masivamente.

De aquí yo me cuidaría en los siguientes 2 puntos:

1. Prestadora de servicios interna (Insourcing): El modelo de contratación bajo el esquema de una “insourcing” es, en cierta medida, obsoleto ya. Desde 2012, en el artículo 15° de la LFT, se rompe con el objetivo que normalmente tiene este modelo. Creo que sería bueno comenzar a preguntarnos el objetivo de tener implantado dicho modelo de contratación en nuestras empresas y reflexionar si es algo que valga la pena continuar.

2. Servicio de subcontratación (Outsourcing): Si se tiene contratada a una empresa de subcontratación de personal para nuestra gente, debemos estar completamente seguros de que el modelo de trabajo, de cumplimiento y de actuar de esta empresa es el adecuado pues en la gran mayoría de las ocasiones no hacemos esta revisión y nos hemos topado con muy desafortunadas situaciones.

Recordemos que es relativamente muy sencillo saber si una empresa de subcontratación u “outsourcing” es legal o ilegal; por lo que, si caemos en modelos agresivos de contratación de personal, está en nuestras manos.

C.P. y M.I. LUIS A. ARRATIA DÍAZ

[email protected]

TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA