17 de abril de 2021 notifications search
menu
Otras Regiones

Contexto lagunero

Optimist International

JUAN MANUEL GONZÁLEZ
lunes 01 de marzo 2021, actualizada 7:56 am


Compartir

Si en tiempos de bonanza hay mucha gente con actitud negativa, en tiempos como los actuales, es sumamente difícil ser optimista. Una publicación reciente en la portada de The Wall Street Journal -diario estadounidense enfocado en economía y negocios-, mostró una crónica de las luchas impulsadas por el COVID en universidades y empresas y destacó la crisis de una inusual organización: Optimist International -organización mundial de voluntarios con más de 3,000 clubs locales asociados, cuyos miembros muy optimistas trabajan diariamente por un futuro mejor.

Esta organización tiene 110 años de existencia y su membresía también ha sido afectada por la pandemia, bajó de 190 mil miembros a tan solo 60 mil, aunque los miembros que continúan permanecen con su espíritu optimista. Un jefe de capítulo de esta organización dijo “Cuando tocas fondo, la única dirección en la que puedes ir es hacia arriba, estoy recuperando mi ritmo optimista”.

Es muy importante para todos nosotros recuperar el optimismo. John Gardner - erudito en liderazgo-, dijo que el cambio positivo raramente parte de la fe ciega o de la ingenuidad y tampoco lo inicia la desesperación o del derrotismo. El cambio positivo nace de la esperanza, dijo Gardner: “La primera y última tarea de un líder es mantener viva la esperanza, necesitamos creer en nosotros mismos y en nuestro futuro, pero no creer que la vida es fácil”.

Pero ya sea que usted dirija una empresa o gestione un equipo, ¿cómo mantener a sus colegas optimistas cuando el mundo entero se siente abajo? ¿Cómo se mantiene viva la esperanza cuando las cosas parecen bastante desesperadas? Pensadores de renombre dan cuatro consejos.

Insistir en un desempeño nítido, pero aceptar los errores involuntarios. En estos tiempos tan exigentes, es imposible tener éxito sin trabajar apasionadamente para satisfacer las necesidades de los clientes ansiosos, colaborar con colegas estresados y equilibrar trabajo y familia bajo estrictas medidas de seguridad. Sin embargo, los mejores líderes equilibran los procesos de cambio permitiendo ciertos tiempos “flojos” y tolerando errores, pero exigiendo que el promedio de aciertos predomine en la toma de decisiones. Lograr el balance adecuado es necesario, no solo por el buen desempeño de la empresa, sino también por la salud mental de los empleados. Es muy difícil para la gente ser positivos, si no se considera la posibilidad de fallar.

Sara D. Sarasvathy -nominada en el grupo de los mejores 18 profesores de emprendedurismo por la revista Fortune Small Business-, publicó un estudio acerca de cómo los innovadores y los emprendedores consiguen hacer las cosas. Los innovadores exitosos predicen un futuro que otros no pueden ver, desarrollan un plan finamente ajustado para convertir ese futuro en realidad, y atraen los recursos financieros y humanos para respaldar sus esfuerzos. De acuerdo con Sara, iniciar una nueva empresa o mejorar las cosas «ya no es un acto de heroísmo increíblemente arriesgado. Es algo que puedes hacer dentro de las limitaciones y posibilidades de tu vida normal».

Invitar a todos a que se conviertan en solucionadores de problemas. Luego, darles los recursos para arreglar las cosas. Lo anterior lo resumió Theodore Roosevelt - vigésimo sexto presidente de los Estados Unidos-, “El mejor ejecutivo es aquel que tiene bastante sentido común para elegir personas capaces de realizar el trabajo, y suficiente control para no intervenir mientras lo están haciendo”.

No solo defienda nuevas ideas, fortalezca las relaciones personales. Los líderes le apuestan al futuro con ideas retadoras: disrupción digital, reinvención de productos, transformación organizacional, pero pasan por alto las conexiones humanas y emocionales que mantienen a sus colegas optimistas hoy en día.

Para contrarrestar tantas malas noticias, comparte todas las buenas noticias. Casi todos los expertos en psicología coinciden en que las personas responden más visceralmente a las malas noticias que a las buenas. Para mantener a las personas optimistas, aconsejan, los líderes deben enfatizar (incluso exagerar) historias esperanzadoras y desarrollos positivos.

Si eso no es suficiente, siempre puede usted unirse a Optimist International, la cual tiene espacios abiertos para nuevos miembros.

Fuente: Bill Taylor, autor de Simply

Brilliant: How Great Organizations Do Ordinary Things in Extraordinary Ways.

www.degerencia.com

TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA