22 de enero de 2022 notifications search
menu
Mundo

Rechaza Etiopía acabar con conflicto en Tigray pese a petición de EUA

Conflicto ha sido denunciado de abusos de derechos humanos e indicios de limpieza étnica

EFE
domingo 21 de marzo 2021, actualizada 10:06 am

Compartir

La petición del presidente de los EUA, Joe Biden, de que Etiopía ponga fin al conflicto armado que desde noviembre mantiene en la región de Tigray ha sido desoída por el Gobierno etíope, que ha reiterado en Adís Abeba al enviado demócrata Christopher Coons que se trata de un "asunto interno".

Demeke Mekonnon, ministro etíope de Exteriores, declaró en una reunión el sábado con el senador Coons que tanto la "misión en Tigray" como cualquier otra operación de aplicación de la ley dentro del territorio "son asuntos internos que deben dejarse en manos de Etiopía", según detalló hoy la portavoz ministerial, Dina Mufti, quien asistió al encuentro.

De esta forma, Demeke desafió la petición de la Casa Blanca de terminar con un conflicto que preocupa por sus consecuencias humanitarias -con más de 75,000 etíopes refugiados en la vecina Sudán, según fuentes oficiales - y la denuncia de abusos de derechos humanos e indicios de "limpieza étnica" reportados por ONGs y la ONU.

El propio secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, acusó al Gobierno etíope en una comparecencia reciente en el Congreso de perpetrar actos de "limpieza étnica" en Tigray, alegato rechazado por las autoridades locales.

Asimismo, Demeke expresó su consternación por la reciente declaración de Estados Unidos de considerar las fuerzas de la región colindante de Amhara -milicia que apoya a las tropas federales y eritreas desplegadas en Tigray- como un elemento externo y no "una parte integral" del Gobierno etíope.

Y por último, reiteró su compromiso de cooperar e investigar conjuntamente las violaciones de derechos humanos reportadas en Tigray -entre ellas masacres de civiles y violaciones colectivas de mujeres, según grupos humanitarios- a fin de llevar a sus autores ante la justicia, dijo Dina, pese a que durante meses el acceso de ONG y periodistas se ha visto bloqueado.

"UNA GUERRA INNECESARIA"

Además de Tigray, se abordaron otros asuntos como la gran presa del Nilo o la creciente disputa territorial entre Etiopía y Sudán en la área fronteriza de al-Fashaga, donde el noroeste de la región de Amhara coincide con el estado sudanés de Gedaref.

El ministro de Exteriores le pidió a Coons presionar a Sudán para evitar "una guerra innecesaria por algo que debería resolverse de manera civilizada".

Se espera que Coons se reúna en las próximas horas con el primer ministro etíope, Abiy Ahmed, a quien a su vez debería transmitir personalmente "la inquietud grave" manifiesta por Biden respecto a la situación en Tigray.

El conflicto en Etiopía estalló el 4 de noviembre después de que el Gobierno central atacara a las fuerzas del partido regional Frente de Liberación del Pueblo de Tigray (FLPT), en represalia por una agresión previa de fuerzas tigriñas a una base federal.

El 28 de noviembre, tras la toma de la capital regional de Mekele Abiy, Nobel de la Paz en 2019, anunció el final de la ofensiva armada, pero los ataques armados persisten y, según denunció Médicos Sin Fronteras esta semana, la mayoría de centros médicos han sido saqueados, destruidos y hay civiles que todavía no han recibido ningún tipo de ayuda.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA

LO MÁS LEÍDO

1

2

0246810