31 de julio de 2021 notifications search
menu
Cultural

Dichos de Sor Juana

No habrá quien huya, lo que ha de resultar en honra suya

SAÚL ROSALES
domingo 16 de mayo 2021, actualizada 9:36 am


Compartir

Honra fue una palabra muy usada en la literatura española del Renacimiento y del Siglo de Oro con el sentido que un comentario grotesco sugiere al decir que los peninsulares de entonces ubicaban la honra entre las piernas de las mujeres. No es esa la interpretación del vocablo honra en el adagio de Sor Juana que sirve de tema a este comentario sino más bien el que le corresponde de acuerdo con la etimología de honrar que es del latín honorare, honor, que significaba ensalzar, venerar. Y a su vez, ensalzar viene del latín exaltare que se interpreta como levantar, alzar, elevar, alabar, loar. Se habla de honras fúnebres, de honrar la palabra, de honrar al padre y a la madre. Las culturas clásicas honraban a sus divinidades, las modernas religiones honran efigies y símbolos. Todo ello quiere decir que la honra alaba, loa, ensalza, eleva.

El adagio que es título de estas líneas sale de la boca de Hernando, personaje de la comedia Los empeños de una casa, para convencer a su amigo don Rodrigo de que case a su hija doña Leonor con don Pedro de Arellano y como es lo que Pedro pretende, “pues no habrá quien huya / lo que ha de resultar en honra suya”. Con ello Hernando quiere decir según lo anotado en el párrafo de arriba que con doña Leonor, don Pedro se verá alzado, alabado. Y puede decirse, un tanto en broma, que ciertamente con Leonor como esposa don Pedro se vería ensalzado, levantado ya que en un par de escenas antes esta protagonista de la comedia ha comentado un poco su biografía y es gran medida parecida a la de Sor Juana. Además es de tal belleza física que causa admiración. Es cierto lo que Sor Juana dice: “no habrá quien huya / lo que ha de resultar en honra suya”.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA