31 de julio de 2021 notifications search
menu
Cultural

Dichos de Sor Juana

La esperanza por más que disimule siempre es villana

SAÚL ROSALES
domingo 13 de junio 2021, actualizada 9:39 am


Compartir

El Sainete primero de palacio es un

muy breve juguete teatral. Su función

–en su tiempo–, era ser representado

entre el primero y el segundo acto de

la comedia Los empeños de una casa,

de Sor Juana. En esta obrita, el Alcalde, primero, se alarma de que en el palacio se presente la Esperanza, personaje alegórico de ese recurso del ánimo humano; después, la corre diciéndole lo que hemos extraído de su parlamento de autoridad áulica y que son

los versos que encabezan estas líneas.

Era común que a las cortes –a los palacios de la realeza– se acercaran quienes pretendían algún favor. No pocos lo

que necesitaban era un empleo pero estos y quienes aspiraban a un favor menor eran a fin de cuentas empujados

por la esperanza. Por eso, en el sainete,

la Esperanza no es bien recibida.

Además, en la reacción del Alcalde ante esa verde presencia en el palacio se ve lo desprestigiada que estaba la esperanza, tanto que se le nombra villana. Era inconcebible que un

villano o villana, gente del pueblo,

del vulgo, anduviera por pasillos y

salones del palacio. Los desposeídos

viven con la esperanza; los potentados no la requieren. Aunque la villana se vista de seda villana se queda.

Es pertinente recordar aquí que

en varios lugares de su obra la Décima Musa no se expresa muy bien de

la esperanza y que especialmente en

los sonetos “Diuturna enfermedad de

la esperanza” y “Verde embeleso de

la vida humana” expresa de la esperanza un gran desencanto. Se nota

desde esos primeros versos –que son

sus respectivos títulos– ya que en uno

a la esperanza Sor Juana la llama enfermedad pertinaz y en el otro es una

enajenación. Quién que es no ha expresado lo que en el sainete Sor Juana dice: “la esperanza / por más que

disimule / siempre es villana”.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA