01 de diciembre de 2021 notifications search
menu
Virales

Reloj inteligente ayuda a esclarecer el caso de un hombre que asfixió a su esposa

El sujeto hizo que pareciera un robo, pero lo descubrieron

DIANA ALCÁNTARA / EL SIGLO DE TORREÓN.-
lunes 21 de junio 2021, actualizada 9:29 am

Compartir

Caroline Crouch, de 20 años, fue encontrada muerta en su casa el pasado 11 de mayo, luego de que su esposo Babis Anagnostopoulos, de 33 años, llamara a la policía. El piloto griego insistió que se su esposa había sido víctima de un robo, hasta que se descubrió gracias a un reloj inteligente que el autor del crimen había sido él.

Desde principios de mayo el hombre había insistido que la familia se encontraba en su casa de Glyka Nera, a las afueras de Atenas, cuando unos ladrones entraron a la propiedad, los ataron, amenazaron a su bebé y robaron 15 mil euros, 368 mil pesos, en efectivo, según los medios locales.

"No lo puedo describir. [...] Espero que esto no le pase a nadie más", dijo Anagnostopoulos en la televisión nacional, agregando que ‘rogó’ a los ladrones que no hicieran daño a su familia.

La policía puso una recompensa por información que fuera útil para encontrar a los asaltantes, pero eventualmente las autoridades se dieron cuenta que Anagnostopoulos inventó la historia del robo y que él mismo había matado a su esposa, durante una pelea en que ella había amenazado con dejarlo y llevarse a su hija, según confesó Babis una vez que fue detenido.  

Anagnostopoulos habría pasado horas simulando la escena del robo, para lo que colocó a su bebé junto a su madre muerta, ahogó al perro de la familia y colgó su cuerpo junto a la escalera.

Fue un reloj inteligente el que determinó que el corazón de Crouch había dejado de latir horas antes del presunto robo. Datos de rastreo del teléfono de Anagnostopoulos además indicaron que durante la noche del crimen el hombre estuvo moviéndose por la casa, lo cual contradecía su afirmación de que había estado atado a la cama todo el tiempo. También, la tarjeta de memoria de una cámara de seguridad de la casa fue removida horas antes del momento en que Anagnostopoulos afirmó que habían ocurrido los hechos.

El hombre ya fue detenido, confesó tras un interrogatorio y, según sus abogados, expresó remordimientos por sus acciones. Se le acusa de homicidio voluntario y maltrato animal.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA