22 de enero de 2022 notifications search
menu
Mundo

Los rebeldes de Tigray acusan de 'parcialidad' a la Unión Africana

Después de que el organismo panafricano haya nombrado al expresidente nigeriano Olusegun Obasanjo como su alto representante

EFE
lunes 30 de agosto 2021, actualizada 12:34 pm


Compartir

Los rebeldes de la región etíope de Tigray (norte), en conflicto con el Gobierno central desde el pasado noviembre, acusaron hoy a la Unión Africana (UA) de "parcialidad" después de que el organismo panafricano haya nombrado al expresidente nigeriano Olusegun Obasanjo como su alto representante para el Cuerno de África.

 

En su cuenta de Twitter, el portavoz del Frente Popular de Liberación de Tigray (TPLF, por sus siglas en inglés), Getachew Reda, señaló que "el nombramiento por parte de la UA de Obasanjo para mediar entre el régimen de Abiy Ahmed (primer ministro etíope) y el Gobierno de Tigray plantea una serie de preguntas".

 

Reda indicó que la Comisión de la UA no había reconocido "completamente" la campaña "genocida" contra el pueblo de Tigray y que "apenas hay constancia" de que haya "discutido en serio la guerra contra Tigray".

 

"¿Han intentado alguna vez acercarse al pueblo de Tigray o a sus líderes? A menos que el presidente de la Comisión de la UA pueda responder afirmativamente, sería ingenuo esperar que esta misión funcione", agregó Reda.

 

El portavoz del TPLF quiso dejar claro que no se oponen "en absoluto" a los ideales que defiende la UA ni al cargo de Obasanjo.

 

Pero, añadió, "lo que nos cuesta saber es cómo la gente puede esperar razonablemente un papel constructivo de una institución que ha dado muy mala fama a la parcialidad".

 

El presidente de la Comisión de la UA, Moussa Faki Mahamat, anunció el pasado 26 de agosto el nombramiento de Obasanjo como su alto representante para la región del Cuerno de África por su "profundo conocimiento de la situación actual" de esta y como parte "del impulso de la UA para promover la paz, la seguridad, la estabilidad y el diálogo político en toda la región".

 

Obasanjo ya estuvo en Etiopía en junio de este año como jefe de la misión de observación electoral de la UA en las elecciones generales del pasado 21 de junio, que dieron la victoria al oficialista Partido de la Prosperidad (PP) del primer ministro Etíope, Abiy Ahmed.

 

El pasado 17 de junio la Comisión Africana de los Derechos Humanos y de los Pueblos de la UA inició una investigación de tres meses renovables sobre las denuncias de violaciones del derecho internacional y de los derechos humanos en la región de Tigray para determinar si eran "graves y profundas".

 

La guerra entre el Gobierno etíope y Tigray comenzó el pasado 4 de noviembre, cuando Abiy lanzó una ofensiva contra el FPLT -que gobernaba la región entonces- tras una escalada de tensiones políticas durante meses y en represalia por un ataque contra una base militar federal.

 

El pasado 28 de junio, el Ejecutivo etíope anunció un "alto el fuego unilateral humanitario" y el Ejército se retiró de varias ciudades tigriñas -incluida la capital, Mekele- pero las fuerzas de la vecina región de Amhara, que peleaban junto al Gobierno y habían anexionado de facto parte del oeste y el sur de Tigray -territorios sobre los que reivindican derechos históricos-, siguieron sin moverse.

 

En ese contexto, los rebeldes tigriñas recuperaron terreno y el conflicto se extendió a las regiones de Afar y Amhara.

 

A comienzos de agosto, las fuerzas del FPLT anunciaron una alianza con el grupo armado Ejército de Liberación Oromo (OLA, en sus siglas en inglés) con el fin de derrocar a Abiy.

 

El pasado día 19, el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, hizo un llamamiento a las partes en conflicto en Etiopía para que alcancen un alto el fuego, se permita el acceso de la ayuda humanitaria y se creen las condiciones para un diálogo interetíope que avance hacia la paz.

 

Desde el inicio de la guerra, miles de personas han muerto, cerca de 2 millones se han visto desplazadas internamente en la región y al menos 75, 000 etíopes han huido al vecino Sudán, según datos oficiales.

 

Además, la ONU alertó a principios de julio de que ya hay unas 400, 000 personas en condiciones de hambruna en Tigray y 1.8 millones al borde de ella.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA

LO MÁS LEÍDO

1

2

0246810