24 de octubre de 2021 notifications search
menu
Cultural

Adrián Figueroa Nolasco, la entrevista como tiempo de encuentro

El reconocido periodista habla sobre su método para conversar

Saúl Rodríguez
viernes 24 de septiembre 2021, actualizada 7:49 pm

Compartir

Como parte de un encuentro de periodismo cultural, el periodista Adrián Figueroa Nolasco, autor del libro Tiempo de encuentro, participó junto a periodistas coahuilenses en la mesa titulada ‘La entrevista, un oficio’, dentro de la Feria Internacional del Libro Coahuila (FILC) 2021. En este diálogo, surgido en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UadeC, se compartieron puntos de vista y experiencias en torno al diseño y ejecución de la entrevista.

Previamente, Figueroa Nolasco, quien cuenta con 25 años de experiencia dentro del periodismo cultural, comentó que la pregunta es la base de todo conocimiento. Desde la infancia el niño se cuestiona el entorno que lo rodea, es así como consigue interaccionar con el mundo.

“En el periodismo es lo mismo. Nunca debemos de perder esa espontaneidad y ese gusto, ese deseo de aprender, de preguntar. Nunca debemos de tener miedo a preguntar porque en el periodismo, como te digo, la pregunta es la base de todo el ejercicio. Y obviamente en la entrevista es el pilar, es la base”.

Tiempo de encuentro es una obra que forma parte de la colección Periodismo Cultural, editada por la Secretaría de Cultura del Gobierno de México. En ella, Figueroa Nolasco desarrolla diálogos con destacados personajes de la cultura y ciencia, entre los que se encuentran Juan Villoro, Carlos Prieto, Eduardo Matos, Martín Caparrós, Javier Garcíadiego, Linda Manzanilla, Eduardo Vázquez Martín, Ramón Vargas, Gilles Lipovetsky, así como los científicos Antonio Lazcano, José Sarukhán, Eusebio Juaristi, Luis Felipe Rodríguez, entre otros. 

Aunque el periodista señala que la visión de la entrevista con la que se nutre su libro llegó tras años dentro de los medios. La revelación se dio durante una entrevista a José Ramón Cossío, ministro de la Suprema Corte de Justicia.

“Estábamos en la Suprema Corte […] estábamos hablando de la Constitución, de lo que son las leyes y todo ese asunto, y en uno de sus estantes tenía un balón de básquetbol. Y al final de la entrevista le pregunto: ‘Oiga, maestro, ¿a usted le gusta el básquetbol?’. Me dijo: ‘No, me regalaron el balón con unas firmas’. Entonces ahí me di cuenta, ahí fue donde salió el título del libro Tiempo de encuentro, ahí fue donde empecé realmente la entrevista”.

El periodista comentó que darse cuenta de eso fue de suma importancia para que el entrevistado se abriera, se sintiera cómodo. Se trata de hacer un diálogo flexible, donde la humanidad del otro se muestre tal cuál es. 

“Se empezaron a sentir cómodos y te decían anécdotas muy importantes de su vida. Por ejemplo, Juan Villoro me dice que él no leía de chico, que no le interesaba la lectura y ahí está reflejado en la entrevista. También Eduardo Matos, que iba a ser sacerdote y ya no lo fue porque le dieron un libro de arqueología y se emocionó”. 

Así, la conversación se desarrolla hasta convertirse en una plática de amigos. Es ahí donde el entrevistador se ve invadido por el asombro, emoción que más adelante verterá en el texto, video o cualquier otro formato.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA