28 de noviembre de 2022 notifications search
menu
Cultural

Música en un suspiro

El director de orquesta

MIGUEL ÁNGEL GARCÍA
sábado 02 de julio 2022, actualizada 8:05 am


Compartir

¿Cuál es la función de un director de orquesta? Todos hemos sido en algún momento un director de orquesta…, bueno, quizá no había una orquesta frente a nosotros, pero tal era la emoción causada por la pieza que escuchábamos, que algo dentro de nosotros hizo que levantáramos las manos y comenzáramos a dirigir…, de hecho, no dudo que lo estés haciendo en este momento. 

Pero ¿qué hace exactamente un director de orquesta?, ¿tiene algún significado el movimiento de sus manos, y en general toda su comunicación corporal? Para empezar el director debe estar en una posición relativamente alta para que todos los músicos puedan verlo de reojo con relativa facilidad. Y es que de esa manera podrán regular la velocidad, tempo y sentido de la obra en cuestión. El objetivo es que toda la orquesta responda como un ente unificado.

Vayamos a sus brazos: En ocasiones resulta bastante teatral el movimiento de los brazos. La batuta, que no es más que una extensión, la lleva la mano derecha y el objetivo es marcar el "tempo", el ritmo y la velocidad.

Si es un compás dividido en dos partes la mano sube y baja…, "1-2". Si es en tres partes, la mano baja, 1, viaja al lado derecho, 2, y termina arriba con el tercer tiempo. En el caso de un compás cuaternario o en cuatro partes, la mano baja, 1, ahora va a la izquierda, 2, derecha 3 y termina arriba en 4.

Hay muchos tipos de compases, pero normalmente son derivaciones de esta estructura base. Normalmente, estos movimientos pasan desapercibidos para quienes no son músicos, debido a que son realizados de forma discreta, veloz o incluso de manera muy estilizada.

Por su parte la mano izquierda es encargada de enfatizar la entrada de las diferentes secciones de la orquesta. De la misma manera, y no necesariamente con la mano izquierda, sino con todo el cuerpo, indica la intensidad y carácter de la obra.

Una mano izquierda arriba o abierta demanda que se toque más fuerte, o un "forte". Y al contrario, la mano izquierda hacia abajo señalaría tocar con menos volumen, o como se dice en música, más "piano". Ahora bien, la comunicación no sólo es con las manos, sino que la mirada, la boca y cualquier otro tipo de gesticulación es fundamental. 

Pero, más allá de todo lo anterior, un director es algo más que mover el cuerpo. Él es el encargado de conocer la obra en cuestión de una manera detallada, considerando las miles de posibilidades que ésta presenta. Finalmente, lo escrito en el papel es una "nota muerta" a la que hay que darle vida. Por eso se dice que el director es un auténtico intérprete.

Así, podemos escuchar tres versiones de una misma sinfonía con tres directores distintos y nos daremos cuenta de que escucharemos tres obras distintas. Por eso es un intérprete, un hermeneuta, ya que se compenetra en la partitura tratando de entender la voluntad del compositor para después plasmarlo en su orquesta.

Como último punto, podríamos decir que todo lo dicho hasta aquí depende de un aspecto: la motivación y la entrega honesta y transparente que el director proyecte en sus músicos. Sin ello, todo será nota muerta. Por ello y a manera de colofón, citemos al gran filósofo del lenguaje, Ludwig Wittgenstein: "No es lo que se dice, sino más bien cómo dice lo que dice el que dice".

TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA

LO MÁS LEÍDO

1

2