03 de octubre de 2022 notifications search
menu
Torreón

Tratamiento luminoso: una innovación productiva sustentable para los caprinocultores

El proyecto del investigador José Alberto Delgadillo Sánchez permite a los productores caprinos tener y controlar la producción de sus animales durante todo el año

MAYRA FRANCO ROSALES.-
sábado 13 de agosto 2022, actualizada 10:48 am

Compartir

En México, particularmente en la Comarca Lagunera, la caprinocultura tiene un lugar importante. Además de producir leche de cabra para transformarla en queso y cajeta, la producción caprina en la región se encarga de abastecer la demanda de cabrito en otros estados de la República, principalmente en Monterrey, Nuevo León.

Con el objetivo de ayudar a los caprinocultores a cubrir la demanda de estos productos durante todo el año, y no sólo en la temporada de partos correspondiente a los meses de noviembre a febrero, José Alberto Delgadillo Sánchez, médico veterinario por la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro y miembro del Centro de Investigación en Reproducción Caprina (CIRCA), desarrolló un tratamiento luminoso aplicable a los machos cabríos para así evitar el reposo sexual estacional.

“Cuando la hembra pare es cuando produce leche. Esto implica que la disponibilidad de la producción de leche para venderla, sea estacional. Es decir, que haya meses donde disminuye la producción de leche para la venta, particularmente al final y principio del año porque las hembras están gestantes o porque se la están consumiendo los cabritos, que son vendidos a las cuatro semanas de edad. 

“Ya cuando se venden los cabritos, cuando se destetan, la leche es para la venta. Entonces, tenemos seis meses con muy poca disponibilidad y seis meses donde hay mucha leche. ¿Qué implica esto?, el precio baja porque hay mucha oferta y poca demanda”, explica Alberto Delgadillo.

El tratamiento luminoso, como lo llama el investigador del CIRCA, consta de separar a los machos de las hembras durante el reposo sexual y tenerlos durante dos meses expuestos a luz natural y artificial durante 16 horas diarias. Esta exposición permite que el macho mejore su actividad sexual durante los meses de reposo y así estimular de manera natural la actividad sexual y reproductiva de las hembras fuera de los meses convencionales de reproducción.

“Con este tratamiento estimulamos la secreción de la testosterona en marzo, abril y mayo. Estos machos tratados con luz están sexualmente activos, como los que están sexualmente activos de manera natural. A estos machos los llevamos con las hembras cuando están en reposo sexual en marzo, abril y mayo. A esto le llamamos efecto macho. Entonces,  las hembras entran en celo y ovula después de esta intervención y quedan gestantes en un 70 por ciento. Cuando hacemos esta manipulación, tenemos partos a partir de agosto, septiembre y octubre, antes de la estación normal de partos, cuando comúnmente no hay cabritos en esos meses”, expone Delgadillo Sánchez.

Con este proyecto, además de ayudar a los productores, permite que los animales se reproduzcan en el periodo de reposo sexual y evita alguna alteración en el medio ambiente.

“Es una innovación productiva sustentable porque no estamos utilizando hormonas, porque es una técnica que se desarrolló en Torreón y está en varias partes del mundo y se adapta a las condiciones de la Comarca Lagunera, de manera particular y de las áreas semidesérticas de todo el mundo.

“Con este tratamiento luminoso puedes planificar tu producción durante todo el año. Una vez que tú sabes que la luz determina la estacionalidad de reproducción y que las interacciones socio-sexuales funcionan, siempre y cuando el macho esté sexualmente activo, puedes obtener beneficios. Yo creo que tú puedes adaptar el sistema de producción de acuerdo a las necesidades del mercado, de tal manera que tengas un ingreso constante durante todo el año. Estoy hablando de los caprinocultores que están en condiciones muy precarias”, asegura el investigador del CIRCA.

TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA

LO MÁS LEÍDO

1

2

0246810