03 de diciembre de 2022 notifications search
menu
Torreón

'La quiero encontrar antes de morir'; hoy se cumplen 18 años de la desaparición de Fanny

Hoy se cumplen 18 años desde que Silvia vio por última vez a su hija Fanny Sánchez Viesca, de 16 años

GUADALUPE MIRANDA / EL SIGLO COAHUILA / TORREÓN
sábado 05 de noviembre 2022, actualizada 9:01 am

Compartir

"Yo la quiero encontrar antes de morir", dice Silvia Ortiz a 18 años de la desaparición de su hija Stephanie Sánchez Viesca Ortiz, Fanny, de entonces 16 años de edad.

Lo pide porque rechaza la idea de heredar a sus hijos la lucha de encontrarla: "yo no quiero que mis hijos estén buscándola y que en eso se les vaya la vida...", dijo entre lágrimas la mujer, quien mantiene la lucha desde el primer día.

Como si hubiera sido ayer, Silvia recuerda aquel viernes 5 de noviembre, último día que vio a su pequeña al salir de casa rumbo a un partido de basquetbol.

El cambio de rutina, dice ahora, fue lo que hizo la diferencia. "Michel y ella comieron rápido porque iban a sus actividades deportivas: él en el futbol y ella en el basquetbol... iban a la Deportiva, que era donde los entrenaban, pero hubo un cambio… eso creo que fue lo que originó todo esto. Hubo un cambio en la rutina", compartió desde la intimidad de su hogar.

EL DÍA DE SU DESAPARICIÓN

Recuerda que aquel día hubo un torneo en el Colegio América y las llevaron... y ese fue el cambio. Ella estuvo ahí… todos la vieron, incluso el colegio tiene cámaras, que no tenía activas ese día, no las prendía, ella la ven que toma el camión, pero como ella se supone que iba a estar en la Deportiva, a unas cuadras vivía Israel, un amigo de mis tres hijos, quien le había prestado un discman que le tenía que entregar".

Fanny tomó el camión frente al Hospital Universitario, sobre la avenida Juárez, para ir a casa de su amigo a unas cuadras de la Unidad Deportiva. Fue en la esquina de calle 27 e Hidalgo donde se baja para buscar a su amigo para hacer entrega de dicho aparato. El amigo no estaba pero salieron los abuelos.

Éstos hechos son relatados ante las autoridades como parte de la investigación, que se mantiene abierta.

"Sí... ella vino aquí", le dijeron cerca de las 20:10 horas. "Ella se confía y se había gastado el dinero que traía para el camión, por lo que camina por la calle 28 hasta la calle Morelos y Matamoros donde vivía Nancy, una compañera del colegio. No estaba pero salió Pera, su mamá, a quien le dijo que se le había comentado que no traía dinero para el camión, por lo que le pidió dos pesos para regresar a casa '¿Si alcanzas camión?', le preguntó la mujer a las 20:30 horas. La seguridad fue tal de Fanny de alcanzar un camión debido a que a esa hora acostumbraba a tomarlo junto con su hermano para regresar a casa".

"La señora dice que la ve caminar un aproximado de 80 metros que es equivalente a que llegar a la Morelos. Hay un niño que declara que la ve porque le llamó mucho la atención la mochila: era rosa, de un conejo de peluche. La ve antes de subirse al carro con su mamá, pero la ve hasta la Morelos. De ahí ya nadie la vio", relató Ortiz.

Fue entonces que la lucha de los padres de Fanny, Silvia y Óscar Sánchez Viesca, comenzó. Tras 18 años surgieron una serie de versiones que los movilizaron por varias parte del país, sin que pudieran dar con el paradero de su única hija mujer.

GRUPO VIDA

Como resultado nació el Grupo Víctimas por sus Derechos en Acción (Vida), que mantiene la lucha de encontrar a sus familiares que, como Fanny, no han vuelto a casa.

Con las diversas pistas que les ha hecho llegar por diversas vías, sobre todo vía telefónica (que muchas han sido falsas), se ha logrado localizar a otras personas que estaban desaparecidas. Al menos han contabilizado cuatro casos.

"Por fin nos hicieron caso acerca de una pista que traíamos ahí... se está trabajando con respecto a esa situación y ya se pudieron hacer los primeros trabajos... estamos esperando que salgan algunos resultados. No puedo dar más detalles porque está en curso, y sale una nueva pista (a la par) que pudiera ser como las anteriores, de la utilización del nombre para rescatar a alguien más, está en proceso también pero no puedo dar más detalles tampoco porque a lo mejor la podemos rescatar, si está mi hija súper bien y si están otras mejor", comentó la madre de Fanny.

LA VIDA CONTINÚA

En medio del infierno en el que viven, a 18 años de su lucha Silvia y Óscar se convirtieron en abuelos de cuatro pequeños.

Solo con tres tienen una mayor comunicación y se han vuelto su principal abastecedor de energía para seguir. "Son los que me alimentan y me inyectan vida", dijo Silvia Ortiz visiblemente afectada por el paso del tiempo sin noticias concretas de su hija.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA