06 de diciembre de 2019 notifications search
menu
Saltillo

'Ser paramédico de Cruz Roja es como llevar un tatuaje'

HOY ES EL DÍA DEL PARAMÉDICO

ISABEL AMPUDIA / EL SIGLO COAHUILA / SALTILLO
miércoles 24 de junio 2015, actualizada 9:30 am

Su misión es salvar vidas sin importar arriesgar la de ellos, este 24 de junio no sólo se celebrá el Día del Paramédico, también se reconoce el valor, compromiso y vocación de cada uno de las personas que se dedican a esta noble labor, como es el caso de los socorristas de Cruz Roja Saltillo.

Si hay alguien que sabe que el valor no es la ausencia del miedo, si no las ganas de seguir, es Juan Carlos Rocha López, quien desde hace doce años labora en la humanitaria institución.

Sabe que a pesar de los riesgo, ser parte de Cruz Roja es como un tatuaje en la piel, para él entrar a la institución no fue una casualidad, pues todo comezó años atrás, cuando paramédicos de la Cruz Roja atendieron a su padre luego de sufrir un derrame cerebral.

Aún recuerda todo lo que hicieron y fue en ese instante cuando sintió curiosidad, aprovechando que un familiar laboraba en Cruz Roja, preguntó cuando iniciaban los cursus como Técnico en Urgencias Médicas (TUM), quería aprender y decidió entrar.

"Me motivó el hecho de buscar aprender a hacer algo cuando alguien lo necesita en una situacion médica, aparte de que yo quería estudiar medicina, pero una vez que entras a la Cruz Roja te enamoras", afirmó.

Sin embargo. la nobleza de este oficio también te da duras lecciones y Rocha, como lo llaman sus compañeros, sufrió más que una tragedia, una gran lección de vida y lealtad.

Todo ocurrió el año anterior, justamente un 20 de febrero, aún recuerda que fue una guardia interesante, era un jueves por la noche, faltaban 15 minutos para que terminara su guardia, sin embargo. una volcadura se reportaba en la autopista Saltillo-Torreón, a la cual sin pensarlo dos veces decidió acudir.

"Yo me acuerdo de todo, desde que moví el volante hasta como iban sonando los fierros, como iban tronando hasta que nos estrellamos, cuando intente buscar ayuda, me acuerdo de todo, llevábamos un paciente de una volcadura en el kilómetro 18, de regreso, cinco kilometros después fue cuando choque, el señor traía lesiones en el torax, afortunadamente no le paso más", comentó.

"Me atendió una ambulancia de la carretera y en el momento en que escuche la sirena de la Cruz Roja le dije que se parara, yo quería que me llevaran mis compañeros, no sé, tienes más confianza con los tuyos y anhelaba que llegaran a atenderme ellos pero no llegaron, fueron otros, pero al final llegaron ellos y sentí tranquilidad", sostuvo.

Resaltó que después del accidente aprendió muchas cosas, de inicio a valorar más lo que hace y lo que tiene, se hizo más fuerte.

"Incluso desde febrero del año anterior a la fecha aprendí a vivir con el dolor, pues todos los todos los días le duele su lesión, pues en aquel accidente sufrió fractura expuesta de tibia y peroné, pero ya es algo natural, sin embargo, tiene la confianza de que una vez que se recupere de su lesión, sin miedo alguno voverá a subirse a una ambulancia.

"Para ser un paramédico se necesita vocación y amor a lo que hagas, estando aquí te vas a enamorar de la Cruz Roja", concluyó.

A pesar de que hoy se celebra el Día del Paramédico, será el próximo domingo cuando en una amena ceremonia Cruz Roja reconozca la labor y entrega de sus 90 elementos (pagados y voluntarios) que tiene en la actualidad, así como a sus elementos caídos.

Posteriormente se realizará una misa en la Catedral de Santiago y finalmente harán su tradicional carrera, desde Catedral hasta sus antigüas instalaciones ubicada en la calle de Rayón, donde actualmente es la Escuela de Enfermería de Cruz Roja.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA