27 de enero de 2020 notifications search
menu
Saltillo

Restaurante Las Brazas, un emblema de Saltillo

ENRIQUE CASTAÑEDA / EL SIGLO COAHUILA / SALTILLO
domingo 05 de julio 2015, actualizada 5:55 pm

Hay establecimientos comerciales que al paso de los años se van convirtiendo en un ícono de la ciudad.

Tal es el caso de El Gran Café de la Parroquia en el Puerto de Veracruz desde 1808, el Café Tacuba de la Ciudad de México que data desde 1912 o el Restaurante Garibaldi de Guadalajara.

Saltillo también tiene su ícono desde hace más de 30 años con Las Brazas.

Aunque en sí, tiene muy pocos años en referencia a los ya citados, este lugar abrió sus puertas el 19 de agosto de 1982 por Mayra Milano y Abel Ramírez, un matrimonio que decidió portar cada quien su conocimiento gastronómico de su lugar de origen, ella de la Ciudad de México y él de Chihuahua.

Dos personas que por sus profesiones no tenían nada que ver con gastronomía, Mayra con estudios de arte en Bellas Artes, mientras que Abel es ingeniero, sin embargo, explicaron que nació por necesidad y en momentos apretados de una devaluación.

EL ORIGEN

Sin saber ni proponérselo, crearon un lugar que ahora es referente en la ciudad, según platicaron el hábito hace la tradición y así las Brazas hizo la suya en Saltillo.

Cuando llegaron a la ciudad no se conocían los tacos al pastor y otros tantos platillos que introducieron y aportaron al paladar del saltillense, así como a los foráneos que llegaron a vivir a la ciudad.

"Esos tacos hasta los regalábamos para que la gente los fuera conociendo, no había tradición de comer tacos de noche, pues a las diez ya todo estaba cerrado y ahora las cosas cambiaron", platicó Mayra.

El Gran Café de la Parroquia de Veracruz, comparte una similitud con Las Brazas, el histórico café tomó su nombre por estar situado frente a este templo religioso, pero por motivos extras tuvo que moverse de donde nació.

Así Las Brazas se mudó de su lugar de nacimiento, el bulevar Venuatiano Carranza, el más emblemático de la ciudad, casi esquina con Reynosa en la colonia República, para mejorar su servicio ahora habita en la misma avenida pero en la colonia Latinoamericana.

LAS BRAZAS ¿CON Z?

Dentro de su menú, dijo el matrimonio, no destaca algún alimento en especial, inspirado en algo o alguien, pero el mismo nombre del restaurante según dijo Abel, se escribe con “z”, ya que eso significa una medida marítima de brazo y también a dar un abrazo de calidez, que la gente se sienta bien recibida, por lo que quisieron transmitir un mensaje de cordialidad.

Por eso se llama Las Brazas y no Las brasas, que es el momento final de combustión de la madera o carbón.

"Queremos que sea un lugar que tenga cordialidad, un brazo, un apapacho", comentó.

Inclusive una anécdota salió cuando Armando Fuentes, mejor conocido como "Caton", escritor y periodista originario de Saltillo, en una columna escribió: "Se come muy bien en las Brasas, lastima que no sepan como se escribe".

Al leer esto, Abel lo contactó y le explicó el origen del nombre, Catón corrigió su comentario días después en su columna.

UN NEGOCIO DE FAMILIA

Ramírez y Milano calificaron a Las Brazas como un negocio familiar, porque desde que nació, él, su esposa y su suegra se esforzaron para sacarlo adelante.

Con el paso de los años, sus hijos y hasta las nueras del matrimonio tienen ingerencia en los productos, platillos y otros insumos, por lo que están rodeados de la familia.

"Las nuevas hacen los pasteles, un hermano hace las tortillas, el pan, los hijos uno de ellos es ingeniero químico en alimentación y así nos rodeamos de la familia, hace tener una calidad de casa y no de alimentos ya prefabricados, aquí hacemos todo como si cocinaramos en casa", externaron.

Pero no solamente es la familia sanguínea la que aporta, ahora la familia se extendió entre compañeros de trabajo, hay meseros que llevan más de veinte años trabajando con ellos.

Explicaron que lograron esta famila extensa con los compañeros porque se les trata bien, su remuneración y pestaciones pocas los dan en Saltillo, hay poca rotación de empleados en el lugar y esto hace una estructura sólida de dar un buen servicio de alta calidad.

FRECUENTADO POR GRANDES PERSONALIDADES

Este restaurante de tacos que nació en un local de tres por cuatro metros, ahora es el lugar y paso obligado de la visita en Saltillo, pues recibieron a personalidades como Silvia Pinal, Jorge Ortiz de Pinedo, Lupita D'Alesio, Eugenio Derbez, Eduardo Yañez, Silvia Pinal, Julio Alemán, Juan Ferrara y Fernando Luján.

Resaltaron que todos son muy amables, pero los Luján siempre son con ellos unas personas muy agradecidas.

También la clase política se hizo presente en el establecimiento, desde gobernadores, alcaldes, diputados y algunos deportistas.

Sin embargo, los dueños ya ven normal la vista de personalidades, pero ellos tienen la idea de que todo el que entra a Las Brazas es especial para ellos, sea gente pública o no.

Explicaron que en su clientela hay mucha gente extranjera, entre turistas y gerentes, directores de empresas trasnacionales, familias de otras ciudades del país que hicieron del lugar su lugar para departir los alimento.

LA HISTORIA DE SU LEMA

El que no conoce Las Brazas no conoce Saltillo, es uno de los lemas o slogans que marcó a la ciudad por años, Abel Ramírez platica que ese slogan tiene su historia.

Un día por desgracia o por fortuna, el dueño de Las Brazas se quedó sin gasolina en su auto por la calle de Abasolo, tomó un taxi y pidió que lo llevara a Las Brazas.

El taxista le preguntó que dónde quedaba eso, Abel contrarrestó el comentario del taxista diciéndole que si no era de Saltillo.

El taxista con mucho carácter le contestó "claro que soy de Saltillo", a lo que Abel responde "No puede ser, porque el que no conoce Las Brazas no conoce Saltillo". Y es justo ahí donde nace el slogan.

DATOS CURIOSOS

Imposible que con tantos años el negocio no tuviera sus historias y anécdotas, aunque no quisieron ahondar mucho en ello, Mayra y Abel si platicaron que hay clientes que llaman la atención.

"Hay una persona que viene de Torreón que solamente nos pide un platillo desde que empezamos, nos comenta que es el platillo que les fascina y no quiere probar algo más que eso, o por ejemplo hay un señor que todos los domingos el sale a comprarle un platillo al hijo, nunca se queda, solo viene a eso", indicó.

Así como hay personas que quieren la mesa de siempre o que los atendía determinado mesero, recordaron que hay varios matrimonios ya mayores que van domingo a domingo a comer, cuando no van hasta se preocupan de que les haya pasado algo, pero luego les comentan que su ausencia solo fue por algún evento familiar.

La historia del restaurante es larga, donde la mayoría de las experiencias fueron buenas, por ahora las Brazas tiene una sucursal en Monterrey y ya está próxima a abrirse como franquicia, así podran ayudar a quien desee tener un negocio exitoso como Las Brazas, que ya hace historia en Saltillo.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA