06 de abril de 2020 notifications search
menu
Salud

Casos de adolescentes obesos se triplicaron

NOTIMEX
viernes 11 de diciembre 2015, actualizada 11:23 am

El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue Wiechers señaló que el número de casos de adolescentes con problemas de obesidad se triplicó de 1993 a 2010.

Al participar en el Seminario contra la Obesidad y el Sobrepeso Infantiles, señaló que poco más de 10 por ciento de niños padecen obesidad, pero lo mismo ocurre con 35 por ciento de los adolescentes y con más de 70 por ciento de la población adulta.

“Se trata de una verdadera epidemia. La población con esas características se ha multiplicado”, expuso en el encuentro celebrado en el Museo Universitario Arte Contemporáneo, se dio a conocer en un comunicado de la máxima casa de estudios.

Graue Wiechers refirió que esa complicación está relacionada con un sinnúmero de padecimientos, sobre todo con diabetes, y enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cánceres.

Es un conflicto al que, incluso, ya se le llama “diabesidad”, porque el número de obesos se reflejará en una gran cantidad de diabéticos, y “esto impactará tremendamente al sistema de salud mexicano”, expresó.

MEDIDAS URGENTES

A su vez, Itzcóatl Tonatiuh Bravo, rector de la Universidad de Guadalajara, advirtió que se necesitan medidas urgentes porque las enfermedades derivadas de la obesidad y el sobrepeso saturan los sistemas de salud, pública y privada, y consumen la mayor parte de los recursos de las instituciones.

México posee el primer lugar mundial de obesidad y sobrepeso en niños y uno de los primeros en adultos. De continuar la tendencia, en 10 años el sistema podría colapsar, alertó.

FUERTES EFECTOS

En tanto, Enrique Cabrero Mendoza, director del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), señaló además que la obesidad y el sobrepeso tienen fuertes efectos en la productividad y la competitividad, así como en la calidad de vida de la población.

De seguir las tendencias, la Secretaría de Salud tendrá que destinar en 2017 un monto de alrededor de 150 mil millones para atender ese flagelo.

“Para atacar el problema no basta con el análisis clínico e identificación del mal, sino con políticas públicas transversales, donde las diferentes áreas de la acción gubernamental y social puedan encontrarse y tener mayor eficacia en las iniciativas”, concluyó.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA